El poder de los abrazos


Hay abrazos y ABRAZOS. Hay abrazos por compromiso, incómodos, de los que das con desgana porque la persona que tienes enfrente no te aporta mucha confianza, o no le conoces mucho, o directamente te produce rechazo. 

Y luego están los otros. Los ABRAZOS. 

Abrazos que llenan, que restauran partes de ti que estaban rotas. Dicen que un abrazo debe durar mínimo 6 segundos. Parece poco tiempo, 6 segundos son insignificantes en muchos aspectos… pero no en un abrazo. A veces ese tiempo es suficiente para recolocar emociones alteradas, para devolverte la paz y la esperanza, para sacar la angustia y la ansiedad que se habían alojado dentro de ti y sentirte segur@, libre




Lo cierto es que más que la persona que te da el abrazo es la vibración entre las dos partes lo que hace que sea especial, del montón o directamente desagradable. Tuve en una ocasión la oportunidad de hacer una dinámica. Éramos un grupo grande, de unas 35 personas que, quitando el pequeño grupo con el que habíamos ido, no nos conocíamos entre sí. El reto era escoger a alguien, mirarle a los ojos durante un momento y, cuando marcaba el moderador, darle un abrazo sentido durante un buen rato. No os podéis imaginar la de lágrimas que brotaron allí. 


Cuando te fundes con alguien le sientes; sientes su dolor, su alegría, su calma, su tristeza, sientes que te está confiando un montón de secretos sin decir una palabra. 


Cuando eso pasa es inevitable emocionarse, asombrarse de todo lo que se puede transmitir con un “simple” abrazo. Lo más curioso de todo es que creemos que elegimos a alguien a azar pero no es así, elegimos tener una experiencia así con personas que vibran igual que nosotr@s, no se abrazan solo los cuerpos se abrazan las almas.





Cuando pensamos en un abrazo siempre nos lo imaginamos con otra persona. ¿Has experimentado alguna vez la sensación tan renovadora que es abrazar un árbol? Algunos de sus beneficios son:

-         - Ayudan a disminuir el estrés
-         - Mejoran estados de depresión
-         - Aumentan tu vibración
-         - Reducen el dolor de cabeza
-         - Mejoran la memoria
-         - Incrementan la creatividad

Si no lo has probado te animo a que lo hagas, busca un lugar solitario para evitar que tu mente se vaya a pensamientos como “¿me estará mirando alguien??” y te puedas centrar en sentirlo, en beneficiarte de todas las ventajas que tiene estar en contacto tan directo con la Naturaleza.




Hace unos años se pusieron de moda los “Abrazos gratis”, personas que paseaban por la calle ofreciendo un abrazo a quien lo necesitara. Puede parecer algo absurdo, pero pensad en la cantidad de personas que necesitan un abrazo y no tienen quien se lo dé

Vivimos en un mundo donde el contacto físico es cada vez más escaso, 
nos da casi miedo tocarnos, MIEDO

¿Miedo a qué? Desde luego no se trata de ir invadiendo el espacio personal de nadie, pero es cierto que en general como sociedad somos cada vez más fríos. No dejes que tus creencias limitantes hagan que una persona te sienta distante.

Apuesto por un mundo con más abrazos, con conocidos y desconocidos. Un mundo donde las personas no tengan miedo a tocarse siempre desde el respeto.
También apuesto por un mundo donde el Reiki se instale cada día en más vidas para darle más calidad y más calidez a nuestras muestras de cariño.




Puedes encontrarme en Kelaia Bio y seguir las publicaciones del Facebook dándole "Me gusta" a la página de Kelaia Bio Salamanca.


Más información en http://bit.ly/kelaiabiosalamanca

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la Sanergía y cómo puede ayudarte?

Esto es lo que puedes hacer por el buen desarrollo de tu hij@

¿A qué tienes miedo?