Y tú, ¿qué tipo de persona quieres ser?


La verdad que a veces una se siente desolada con ciertas noticias. Te hacen pensar que vivimos en un mundo lleno de personas sin corazón, personas que cogen lo que necesitan sin reparar en el daño que hacen y, cuando lo han usado a su conveniencia, lo tiran, lo desechan.


No hay mejor forma de deprimirse que viendo un telediario. Muchas veces no somos conscientes del efecto tan devastador que tienen ciertas cosas sobre nuestro ser. Tenemos que estar informados de lo que pasa en el mundo sí, ¿pero de qué forma? ¿todo vale? ¿de verdad necesitamos saber datos escabrosos de cada suceso que pasa?





Después de consumir por cualquier vía (ya sea ver, leer o que nos lo cuenten) malas noticias enseguida nos invade la sensación que comentaba al principio: que nuestro mundo está lleno de personas interesadas, sin empatía, personas que nos harán daño, que usarán la información que tienen de nosotros para perjudicarnos… y no es verdad.





Desde aquí quiero lanzar un grito más que de esperanza de realidad. Las personas buenas llenan nuestro mundo, nuestra vida, las tenemos por todas partes, solo basta con observar y querer verlas. Muchos pensaréis “qué inocente, con la de gente mala que hay, no seas Mr Wonderful…” y sí, soy un poco inocente, pero he de decir que en mi vida me he cruzado con personas malas, pero malas de verdad, a consciencia, de las que disfrutan haciendo daño, pero con el tiempo me di cuenta de algo: que esas personas llegaron a mi vida para ofrecerme un aprendizaje. 


Cuando has aprendido lo que venían a enseñarte, se van… 
así que hasta a esas personas que han pasado por mi vida 
les estoy agradecida.


El Reiki me ha ayudado mucho en esto, me ha ayudado a ver más allá, a no quedarme en el dolor ni en la rabia que a veces te generan ciertas personas y situaciones y sacar solo eso, el aprendizaje que necesitamos para crecer como personas. Es un trabajo difícil, más cuando lo estás viviendo, pero no es imposible de hacer. Es como si una venda invisible que te tapara los ojos se cayera y de repente pudieras ver con claridad cosas que antes no veías y he de decir que se siente una paz y una libertad indescriptibles…





Tengo clarísimo que el Reiki llega a tu vida cuando debe llegar y de la mano de la persona adecuada para ti. Ni antes ni después. Por eso si alguno sentís por dentro la necesidad de probarlo, de saber más, de sentirlo… no dudéis en buscaros un buen profesional que lleve a vuestra vida esta grandísima herramienta que aportará luz, bienestar, plenitud...


Y no olvidéis observar la cantidad de personas que la vida pone en tu camino para ayudarte a crecer ¡aunque aún no sepamos verlo!






Puedes encontrarme en Kelaia Bio y seguir las publicaciones del Facebook dándole "Me gusta" a la página de Kelaia Bio Salamanca.


Más información en http://bit.ly/kelaiabiosalamanca

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡La vida es una banda sonora!

Conoce más sobre Reiki

Secretos de la vida