Cómo lograr propósitos de Año Nuevo y no morir en el intento...

Año nuevo vida nueva... qué fácil de decir y qué difícil de cumplir, ¿verdad?




La mayoría de nosotros hacemos propósito de Año Nuevo que se resumen en cosas que queremos que cambien: bajar de peso, dejar de fumar, hacer más ejercicio, trabajar menos horas... son los más comunes pero, ¿sabemos hacer propósitos factibles? Es decir, ¿los propósitos que hacemos los podemos cumplir? La respuesta normalmente es peeeero nos falla siempre algo fundamental para no caer en el fracaso: 

¡¡UN PLAN DE ACCIÓN!!

O lo que es lo mismo, ¿cómo vamos a hacer que nuestro objetivo se cumpla?

NECESITAMOS PLANIFICAR CÓMO VAMOS A CONSEGUIR 
LO QUE NOS PROPONGAMOS




Lo primero es ser realistas; no podemos si por ejemplo, no hemos corrido en nuestra vida, pretender hacer una maratón este año que entra. Primero plantéate acabar una carrera de 5k, luego una de 10k y así ir aumentando distancias. Esto se extrapola a todo lo que nos marquemos: si queremos bajar mucho peso, empezaremos por marcarnos una meta no demasiado difícil como por ejemplo, 3 kilos y de ahí ir a por otros 3kg etc. 

Debemos tener claro que empezamos el año con la motivación a tope, ¡¡nos creemos capaces de todo!! ¡¡Y lo somos!! Pero si nos marcamos metas muy difíciles al pasar algunas semanas lo más normal es que abandonemos porque lo vemos taaan lejos que es mucho más fácil volver a los hábitos de siempre que cambiar.

El agobio de ver lo difícil que se vuelve cumplir la meta nos invita a renunciar, volver a nuestra zona de confort y continuar con la rutina de toda la vida, total, ¡ya lo haré el año que viene! es la típica excusa que nos ponemos para no realizar esfuerzos.  

Es también importante no marcarnos demasiados propósitos a la vez, podemos repartirlos a lo largo del año: "Cuando consiga fumar la mitad comienzo con un día de ejercicio a la semana y cuando tenga ese hábito añado una ración de verduras a mi dieta".

Es muy necesario planificar también los contratiempos que se nos puedan presentar los "qué voy a hacer si..." Por ejemplo, tenemos planificado salir a correr 30 minutos los miércoles por la tarde pero el segundo miércoles llueve a cántaros. Ese es un momento clave, si lo dejo para la semana siguiente ya me estoy poniendo excusas, mucho mejor sustituirlo por otra cosa como hacer ejercicio en casa (hoy en día hay múltiples vídeos en YouTube de ejercicios que podemos hacer, ¡os dejo un ejemplo para que veáis que no hay excusa!).




Teniendo en cuenta estas pequeñas cosas los propósitos que nos marquemos al final formarán parte de nuestro día a día y pasarán de ser algo temporal a un hábito sano que hemos incorporado a nuestra rutina; al final no se trata de hacer un cambio temporal, ¡se trata de cambiar pequeñas cosas!

Como en casi todo el Reiki y la Sanergía ayudan mucho a conseguir lo que nos propongamos. En la zona del estómago tenemos un centro energético que influye mucho en la fuerza de voluntad, canalizar energía en este punto ayudará en esas ocasiones que las fuerzas desfallecen y corremos el riesgo de tirar la toalla. Al equilibrar todos nuestros centros energéticos (chakras) estaremos ayudando a estar en coherencia, es decir, que lo que pensemos, sintamos, digamos y hagamos sea lo mismo, ¡estaremos más cerca de conseguir nuestros propósitos! 

Si quieres marcarte alguna meta este año 
¡considera contar con estas técnicas para ayudarte 
a TRIUNFAR en tus propósitos!



Puedes encontrarme en Kelaia Bio y seguir las publicaciones del Facebook dándole "Me gusta" a la página de Kelaia Bio Salamanca.

Más información en www.kelaiabio.com 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la Sanergía y cómo puede ayudarte?

Esto es lo que puedes hacer por el buen desarrollo de tu hij@

¿A qué tienes miedo?