Y tú, ¿qué hermano eres?

Todos los que tenemos hermanos sabemos que ha habido veces que los habríamos matado, sobre todo en esa época adolescente cuando nos hacíamos rabiar, pero lo cierto es que es la mejor compañía que nos ha dado la vida.

No todos los hermanos son biológicos, a veces la vida nos pone en el camino a personas que, con el paso del tiempo, queremos como a un/a herman@, incluso más. Tampoco nuestros hermanos biológicos a veces significan tanto en nuestra vida y las diferencias y egoísmos pesan más y nos separan...  En todo caso todos sentimos la necesidad de sentir a una persona que nos da su apoyo incondicional, que nos entiende con solo una mirada, que sabemos que estará siempre, en los días de fiesta y en los de tormenta.




No es lo mismo ser el hermano mayor que el pequeño, ya no digo nada ser el mediano si la familia es numerosa... El mayor es el que abre camino, el primero que lo va haciendo todo: el primero en andar, en reír, en ir a la guardería, en ponerse malo, en salir disfrazado en la actuación de Navidad, en pasar al instituto, en salir de fiesta... con el resto de hermanos ya es todo repetido, los padres tienen la experiencia del primero y es todo diferente. Hace poco leí algo que me hizo mucha gracia:

"Primer hijo come arena: noche en urgencias. 
Segundo hijo come arena: visita a una farmacia. 
Tercer hijo come arena: bah, ya va cenado". 

Y es que es cierto que no son las mismas preocupaciones por el primer hijo que por el segundo o el tercero; no es que les quieras menos, es que la experiencia es un grado y sabes que hay cosas que no tienen tanta importancia. 




Existe algo llamado el "síndrome del hermano mediano". Se supone que el mediano ha recibido menos atención por parte de los padres ya que se tienen que ocupar del bebé y el mayor suele ser el favorito... pero son solo teorías. Aún así hay estudios que demuestran que el mediano, por lo general, está menos unido a sus padres y más a sus hermanos, que valora más las relaciones sociales porque saben lo importantes que son y son más independientes. ¿Eres el/la mediano/a? ¿Estás de acuerdo? 

¿Y ser el hermano pequeño? Cuántas ventajas tenemos los que lo somos... Nos aprovechamos mucho del camino abierto, de todas las conquistas que han hecho los mayores, "comer arena" y que no pase nada, echarle la culpa al mayor porque se supone que tiene que ser más madur@... Aunque también tiene sus desventajas; estrenamos menos cosas y, si nuestro herman@ ha sido muy bueno en algo, se espera lo mismo de nosotr@s... 



Tengo muy buen recuerdo de los años que compartí con mi hermana bajo el mismo techo: las partidas de cartas en la cama, las "peleas de pies", los domingos jugando al bingo con gominolas como premio, también la vez que me tiró un libraco de historia a la cabeza o cuando le pregunté si el rizador de pelo enchufado quemaba y me lo plantó en la mano para demostrarme que sí (tengo cicatriz de recuerdo...). Siempre digo que a mi hermana es a la persona que más quiero en este mundo porque así es, es la persona más buena que conozco y conoceré. 

Si tienes hermanos, ya sean biológicos o regalos de la vida, ¡comparte alguna anécdota con ellos en los comentarios! 

Puedes encontrarme en C/ Toro 78, Salamanca y seguir todas las novedades en la página de Facebook.


www.kelaiabio.com 

#ReikiSalamanca #SanergiaSalamanca #LaConexion #PerfectoBienestar #KelaiaTeAyuda

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡La vida es una banda sonora!

Conoce más sobre Reiki

Secretos de la vida